ColumnaPepe Ramírez

Violencia y pocos resultados del gobierno del estado, ponen en riesgo a los ciudadanos

Mientras uno calla el otro otorga

Inició la semana pasada con la celebración de los 186 años de existencia de la Fuerzas de Seguridad Pública del Estado (FSPE) y donde nuevamente quedó evidente la falta de compromiso del estado para asumir una postura real sobre la situación de inseguridad que priva el estado para solo elogiar el trabajo de estos hombres y mujeres que a diario enfrentan los errores de las autoridades.

Pues el lunes de la semana pasada, en la mañanera de AMLO, el ejecutivo federal reconocía que la violencia en Guanajuato se salió de control y que había un plan de acción para detener y contrarrestar los efectos de la masacre que vive la entidad, pero no dijo ni cómo ni cuándo.

Más tarde, ese mismo día, durante la ceremonia, el gobernador del estado Diego Sinhue conmemoraba un aniversario más de las FSPE y presentaba los 10 vehículos de lujo entre Corvettes y Camaros como un logro más de su gobierno contra el crimen organizado.

Estos autos serán destinados a labores turísticas (¿?) y también anunció la creación de la policía turística con más de 200 elementos y la policía rural con alrededor de 50 pero tampoco dijo nada de inseguridad y menos de algún plan con el gobierno federal para hacer algo… ósea, no pasa nada, aquí todo está bien, vamos ganando…

Todos sabemos que nadie se lo esperaba, pero ante tanta inoperancia hubiera sido predecible que la violencia se extendiera hasta las unidades médicas, que ya ha pasado y se hubiera creado también la policía para médicos.

Sí, pues tan solo esta semana personal médico que atendía algún baleado producto de un conflicto entre grupos del crimen organizado sufrieron el terror de ver como remataban a uno en Yuriria y como se llevaron a otro en Salamanca.

¿Quién atiende a los médicos?

El miércoles de la semana pasada personal del Hospital Comunitario de Yuriria presenciaron de manera terrorífica la irrupción de un grupo armado a la institución médica para rematar a una persona que fue hospitalizada luego de un enfrentamiento.

Ante el hecho, el secretario de Salud Daniel Díaz Martínez dijo que mantendrían una vigilancia en todas las instituciones médicas del estado para evitar se produzca nuevamente una situación en la que se ponga en riesgo al personal y a los propios derechohabientes.

Más tardo en decirlo cuando el sábado pasado por la noche, el personal de la Cruz Roja de la delegación Salamanca fueron interceptados por un grupo de hombres cuando trasladaban a una persona que presentaba una herida de bala.

Ese día el comando hizo que la ambulancia se detuviera y según la versión de los paramédicos que lo atendían en la unidad dijeron que el herido bajo por su propio y pie y se subió a uno de los vehículos y se fueron.

Es por ello que el domingo, la delegación estatal envió un comunicado en donde manifestaban que ante las pocas condiciones de seguridad para realizar su trabajo cerraban sus puertas en este municipio, posteriormente se supo que este lunes volvieron a dar el servicio, pero la protesta fue clara.

Quitarles los juguetes para que jueguen bien

El trabajo lo defiende bien el gobierno, pues han optado porque los primeros responsables de la seguridad del estado (son 3, y ya saben quiénes son) recaiga solo en Sophia Huett quien cree que la extinción de dominio es la solución y para contrarrestar la amenaza a los paramédicos y de más personal donde se pondrá vigilancia especial.

La presentación de los autos de lujo que fueron incautados a los grupos criminales es como el estado pretende dar golpes duros a la económica de los delincuentes, quitando casas, congelando cuentas, incautando coches, pero… deberían de reforzar sus procesos fiscales, luego no integran bien los expedientes.

Y derivado los ataques en unidades médicas, hoy declaro que el gobierno del estado empleará 3 estrategias, la primera es la vigilancia constante de los hospitales, el acompañamiento de una unidad de seguridad a los reportes de baleados y la capacitación del personal médico.

Huett destacó que en Salamanca no se tiene una buena policía, no está completa, no sirve y… por eso pasan tantas cosas ahí, más por la Refinería de PEMEX pero se sigue confiando en el plan federal del cual no se sabe nada, nada y nada.

No Comment

Deja un comentario