LocalSalud

Son insuficientes elementos de fiscalización para retirar puestos de comida chatarra fuera de escuelas

SOLO 6 ELEMENTOS SUPERVISAN LAS ESCUELAS, PIDEN APOYO A LAS ESCUELAS, SIN EMBARGO, LA COMIDA DE BAJO VALOR NUTRITIVO SIGUE VENDIÉNDOSE, LO QUE ABONA AL PROBLEMA DE OBESIDAD EN LAS ESCUELAS

Dolores Hidalgo Cuna de la Independencia Nacional, Gto.- A pesar de que el municipio es uno de los que más problemas tiene de obesidad en las escuelas poco se ha realizado por parte de las autoridades municipales para frenar la venta de comida “chatarra” de bajo valor nutritivo a las afueras de las escuelas, una labor en la que también se tienen que incorporar los padres de familia y las plantillas de maestros.

El problema se agrava cuando en el municipio solo se cuenta con 6 inspectores que cubren las 566 instituciones de educación básica que se encuentran en el municipio, esto reconocido por el coordinador de fiscalización Santiago Rodríguez Cachú quien dijo que tienen que ir dos inspectores por escuela porque si no los comerciantes no hacen caso, lo que dificulta el trabajo de retirarlos, esto solo es momentáneo por que al irse los inspectores regresan a vender al mismo lugar.

Señaló que han pedido a poyo a las escuelas ya que ellos cuentan con una guardia de maestros que deben de vigilar las áreas de los niños y que no les permitan comprar esos productos que luego son introducidos por las rejas de las escuelas a la hora de los recreos.

La venta de comida de bajo valor nutrimental en las inmediaciones de las escuelas esta disfrazada muchas veces como comida nutritiva, la mayoría de las veces se trata de comida con altos contenidos de azúcar, grasas, sal, embutidos, además de las golosinas y productos altamente procesados, que son ofertados a la hora del recreo y a la salida de los niños, con lo que su alimentación no es balanceada y provoca problemas de obesidad y de enfermedades de carácter metabólico.

La SEG desde el año 2015 emprendido varias acciones que han dado pocos resultados en la materia, algunas veces por apatía de los gobiernos locales que no aplican las leyes y otras por la apatía de los padres de familia que consienten el consumo de estos productos por los menores como una forma de eludir la responsabilidad de otorgarles una alimentación sana.

No Comment

Deja un comentario