LocalTurismo

Piden ciudadanos se regule la actividad de cantantes en el Quiosco del Jardín del Grande Hidalgo

LLEGAN A DURAR HASTA 5 HORAS CON NIVELES DE VOLUMEN ESTRIDENTES, VARIOS DE ELLOS NO SABEN NI LAS CANCIONES Y AHUYENTAN A LOS TURISTAS, ASEGURAN LOS COMERCIANTES ADEMÁS DE DAR MALA IMAGEN AL JARDÍN PRINCIPAL

Dolores Hidalgo Cuna de la Independencia Nacional, Gto.- Comerciantes establecidos en las inmediaciones del jardín principal piden sea regulada la actividad de algunas personas que han tomado el Kiosco del Jardín Principal como escenario particular y que todos los días lo utilizan para lucrar con la actividad que dicen desarrollar para después pedir dinero a todo el que se encuentre sentado en alguna de las bancas del jardín, obteniendo un lucro de tal actividad.

Señalan los quejosos que todos los días llegan desde las 12 del día y duran hasta 5 horas en su actividad, donde los niveles de volumen llegan a cansar a todos los que están alrededor del kiosco del Jardín del Grande Hidalgo, lo que provoca mayor molestia es la falta de preparación de quienes dicen cantar, pues ni siquiera saben las letras de las canciones, esto provoca que no se escuche un espectáculo armónico atrayente y por el contrario terminan ahuyentando a los turistas.

Señalan que en ocasiones una persona de mayor edad se sube a cantar y pareciese estar alcoholizado, además de dar un espectáculo deplorable al gritar y bailar e intentar hacerse los graciosos con quienes visitan la Cuna de la Independencia Nacional.

Nos comentan que sería extraordinario que agrupaciones con una reputación labrada y cantantes con trayectoria se pudiesen presentar en un recinto diseñado para la música, pero con un espectáculo serio y profesional, pues ven con desagrado y escuchan los comentarios de quienes visitan nuestra ciudad en donde no se quedan por este tipo de acciones que no dan buena imagen a una ciudad que debería ser considerada por su nivel cultural y sus tradiciones.

De la misma forma se preguntan si estas personas cuentan con un permiso para lucrar en la zona, además de utilizar el tomacorriente del quiosco que es propiedad del municipio para conectar su bocina amplificada y celulares, pues recuerdan que anteriormente apenas se escuchaba algo de ruido en la zona y aparecían los policías a preguntar por los permisos, cosa que ahora no sucede.

Esta situación tiene molestos a varios de los que ejercen alguna actividad económica en las inmediaciones, pues como ellos señalan un espectáculo de una hora con profesionales o personas que se dediquen realmente a la música son realmente gratos, pero aguantar 5 horas de personas que no saben la letra, desafinadas y con un sonido estridente es para correr al poco turismo que llega a la ciudad.

No Comment

Deja un comentario