LocalTradición

Inauguran la 14 edición de la Expo venta de noche buena y árbol navideño

DESCUBRE ELORIGEN DE ESTA LEGENDARIA FLOR Y ATRÉVETE A COMPARTIRLA EN ESTA NAVIDAD

Fue inaugurada la Decimocuarta edición de la Expo Venta Noche Buena y Árbol Navideño, que viene a contribuir en la económica de los productores del municipio, además de impulsar la integración de las familias dolorenses.

expo-noche-buena-musica

Josefa Moncada en representación de los productores y expositores, agradeció la colaboración de las autoridades municipales, “para seguir fomentando esta tradición tan hermosa, pues la noche buena es una de las flores más mexicanas” citó Moncada.

En la expo participan expositores de la Cuna de la Independencia Nacional, Atlacomulco, Estado de México y San Miguel de Allende, quienes ponen a la venta flores de noche buena en diferentes variedades y árboles navideños a precios accesibles, apoyando de esta manera la economía familiar y a nuestros productores.

expo-noche-buena-autoridades

En ella se podrán adquirir a precios accesibles variedades de nochebuenas y arboles aprecios económicos y al alcance de todo público, estarán instalados hasta el día 20 de diciembre y los comerciantes invitan a los ciudadanos a comprar flores naturales y conservarlas ya que estas han sido cultivadas de manera correcta y vivirán por muchos años con los cuidados necesarios.

expo-noche-buena-2

La leyenda de la flor de Nochebuena

Aunque sus padres y hermanos caminaban alegres hacia la iglesia para asistir a la misa de Nochebuena, la pequeña Lupita se quedaba un poco atrás. Estaba triste y le estaba costando trabajo no dejar que cayeran las lágrimas que se juntaban en sus ojitos. A Lupita le encantaba toda la época navideña y había tenido la ilusión le traerle un regalo al Niño Jesús – pero este año había sido muy duro para su familia no se había podido juntar ni siquiera unos cuantos centavos para comprarle al Niño un juguetito o unos dulces.

¿Cómo sabría el Señor cuánto lo amaba y la alegría que le causaba su llegada al mundo?

Conforme el resto de la familia se adelantaba a la misa, bromeando y cantando, Lupita se ponía más y más triste. “Qué diera,” pensó, “porque hubieran por aquí aunque fueran unas cuantas flores silvestres para llevarle.” Pero no las había.

Poco crecía en esta época de frío y lo único que se divisaba con la brillante luz de luna llena eran unas hierbas feas a un lado del camino. Eran cañas delgadas con hojas verdes muy toscas y marchitas.

“Pues, bueno,” se dijo a si misma, “por humildes que sean, estas tendrán que servir.” Se secó los ojos y, armada de determinación, logró con dificultad cortar una cantidad de los tallos de hierba. Se puso de nuevo en camino, esta vez de prisa para alcanzar a su familia.

Al llegar a la puerta de la iglesia, sus hermanos y padres ya estaban entrando. Entró Lupita al último, cargando su ramo de hierbas y caminando con reverencia por el pasillo hacia el nacimiento a un lado del altar. Escuchó de repente susurros y sonidos de asombro entre las personas sentadas en los bancos. Algo estaba pasando — pero a Lupita no le interesaba mucho por su misión de entregarle su pobre obsequio al Divino Niño.

Al llegar a la figura del bebé en el pesebre y colocar sus “hierbas feas” ante su Señor, Lupita se dio cuenta del porqué de la conmoción. Ya no estaban feas y marchitas las plantas de su ramo — ¡las hojas toscas se habían convertido en gloriosos pétalos rojos!  De ahí el origen de la hermosa flor de Nochebuena.

 

 

 

No Comment

Deja un comentario