EconomíaLocalVideo

Condenan a Lidia Arvizu García exdirectora de Caja Progresa a 10 años de cárcel y regresar su dinero a los socios

UN VIL ENGAÑO FUE CAJA PROGRESA QUE DEJA A LA VISTA LO QUE FUE CALIFICADO COMO BURDO DESVIÓ DE RECURSOS Y SIMULACIÓN LA ADMINISTRACIÓN DE CAJA PROGRESA ADEMÁS DE DEJAR AL DESCUBIERTO LA CORRUPCIÓN NOTARIAL EN EL MUNICIPIO

Dolores Hidalgo Cuna de la Independencia Nacional, Gto.- Lidia Arvizu García exdirectora de Caja Progresa fue condenada a 10 años de cárcel y la restitución de la cantidad de $116 millones 655 mil 465 pesos con 15 centavos, además de una multa estipulad, el pago de una multa de $7 mil 404 pesos y la reparación del daño moral que hasta el momento de la cantidad de $301 mil 147 pesos más lo que se sume de cada uno de los 1045 afectados que presentaron la querella.

Dentro de las acciones que llevaron a los jueces a tomar esta determinación fueron los siguientes:

Desde la conformación de la Caja Progresa el 8 de enero del año 2000 se pudo observar que la caja fue constituida por una simulación de actos jurídicos en donde se eligió un consejo directivo y de vigilancia que jamás entraron en funciones pues quedo comprobad que Lida Arvizu nunca tomo en cuanta a estos para ejercer con toda alevosía y ventaja de una manera autoritaria la dirección de dicha caja, pues ella era la única que tomaba decisiones sin informar al consejo directivo ni al de administración y vigilancia.

Debido a estas acciones la inculpada fundo en el año 2002 la Tienda Progresa ubicada en la rinconada del Mercado Independencia donde simuló que esta pertenecía a terceras personas, además de disponer de dinero de los socios que nunca fue restituido a la caja y que pudo ser comprobado gracias a pagares y los RFC de quienes eran gerentes además de los movimientos financieros para pagar rentas del local, personal, mercancía y mobiliario de la misma, dinero que era sustraído por sus hermanos y era solicitado a las cajeras de Caja Progresa sin que se hicieron registros de ello, además de comprobarse un movimiento de $2 millones de pesos para esta tienda desde la Caja Progresa.

En el año 2003 fundo la Casa de Empeño “Lana Express” con dinero de la caja la cual también fue realizada con dinero de la Caja progresa, a esta empresa se le otorgaron varios prestamos sin que estos fueran restituidos, en donde los hermanos de Lidia Arvizu también retiraban dinero para el pago de nómina y demás actividades de la casa de empeño.

En el año 2008 fundo la empresa recicladora ARVICA, con el empresario Alfredo Carrillo Vertí al que con engaños destituyo y le hizo entregarle el 100% de la empresa la cual había solicitado un préstamo de $6 millones de pesos a Caja Progresa que fue solicitado por la misma Lidia Arvizu que era la apoderada legal de la empresa y prestado con autorización de la directora de Caja Progresa que era ella misma.

En el 2010 aprovechándose del desconocimiento de algunos de los socios del estado de sus cuentas pacto liquidar las mismas a cambio de la prestación de servicios en donde de esa manera obtuvo trabajos de albañilería, carpintería, fontanería y demás de manera gratuita y al final de cuentas les cobro a estas personas lo que adeudaban en sus cuentas.

El 27 de septiembre del 2010 recibió una sentencia de la comisión nacional bancaria donde se especificaba la suspensión de actividades de la Caja Progresa y la liquidación de esta, el 8 de octubre de 2010 el SAT congelo las cuentas de Caja Progresa por encontrarse anomalías en su funcionamiento.

Lidia Arvizu estuvo en prisión preventiva durante 2 años en los cuales siguió ejerciendo funciones de administradora de la caja a través de sus hermanos Álvaro y Jaime quienes ejecutaban las ordenes de esta, fue el lapso en el que echaron mano de la cartera vencida de la sociedad para hacerse de dinero que nunca ingreso a las cuentas de Caja Progresa, sino que más bien fueron a parar a las cuentas de sus hermanos y de su esposo.

De esta manera simularon sentencias, procedimientos judiciales y embargos que jamás fue a las cuentas de Caja Progresa, pero si a las de ella y sus cómplices, en esto se destaca la participación del notario público numero 1 Martha Salustia Casillas Martínez, que según los jueces demuestra la corrupción notarial existente en este caso y que fue mencionada en reiteradas veces en el juicio e inclusive en la sentencia.

Los jueces determinaron que se tendría que imponer la pena máxima que marca la legislación para este tipo de delitos que son 10 años de cárcel, una multa y la multa de $7 mil 404 pesos, pero esta sería insuficiente debido a las cantidades exorbitantes de dinero del que dispuso sin que fuera de ella, por lo que también restituirá las cantidades antes expresadas por daño económico y moral.

También se hablo dentro de la sentencia de avisar del proceder de la notaria 1 Martha Salustia Casillas Martínez a la dirección de registros públicos y notarias del estado de Guanajuato para que en lo interno determinen lo correspondiente a la actuación de la notaria.

 

No Comment

Deja un comentario